miércoles, 27 de febrero de 2008

Ilión; El asedio y La rebelión


Ilium
Dan Simmons, 2003
Ediciones B, 2206
Traductor: Rafael Marin.


"No creo en Dios con "D" mayúscula y, a pesar de su evidente corporeidad, no creo en los dioses con "d" minúscula, no como fuerzas reales del universo. Pero si creo en la puta diosa Ironía. Engaña constantemente. Gobierna a hombres y a dioses y a Dios por igual.

Y tiene un perverso sentido del humor."



Así se expresa Thomas Hockenberry, cínico profesor universitario de nuestro siglo XX, especialista en la Iliada, quien ha sido extrañamente resucitado por unos poderosos dioses del Olimpo en el futuro y obligado a trabajar para ellos como observador en la Guerra de Troya, extraño juego en el pasado donde estos dioses han decidido divertirse con los humanos al estilo clásico descrito por Homero.

En un futuro tan lejano donde la Tercera Ley de Clarke (Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia) es el pan nuestro de cada día; nanotecnología, agujeros de gusano, viajes por el tiempo y efectos cuánticos a macroescala convierten a unos posthumanos medio dementes en dioses griegos medio dementes.

Tres historias paralelas: Hockenberry y las intrigas de los dioses alrededor de Troya y del Monte Olimpo, humanos eloi decadentes en una Tierra despoblada y una misión de los moravecs (especie de cyborgs) de Júpiter a un Marte terraformado para descubrir que están haciendo estos posthumanos, crean una asombrosa novela, apabullante y llena de maravillas, un divertimiento total que te engancha con esos malditos cliffhangers a los que tan adicto es Simmons.

Refrescante historia, con maravillosas aventuras y extraños personajes (como esos simpáticos cyborgs amantes de Shakespeare y Proust) se suceden uno tras otro en este regreso a una de las razones por las que empecé, hace tantos años, a leer novelas de aventuras.

Debido a la extensión, presentado en la edición en español en dos tomos, El asedio y La rebelión, en realidad es una sola novela y como tal debe ser leída. Muy bien ganado ese título de clásico moderno de la ciencia ficción. Indispensable para el amante de la ciencia ficción desbocada.

Sin desperdicio la narración en primera persona de Hockenberry, testigo del siglo XX en la Grecia Clásica, y sus divertidas referencias al mundo actual comparando a Aquiles con un Schwarzenegger guapo pero igual de estúpido o el ataque con una espada con el revés a dos manos de Agassi.

"Miro a mi jurado de mujeres troyanas: la esposa de Príamo, la madre de Escamandrio, las sacerdotisas de Atenea, una sibila con poderes paranormales. Luego a esta mujer-niña maldita por las visiones y a Helena, esposa de Menelao y Paris. En conjunto, preferiría el jurado de O. J. Simpson."

viernes, 15 de febrero de 2008

El diccionario del Diablo...

...de Ambrose Bierce, célebre recopilación de acidas y cínicas citas del acido y cínico "gringo viejo" puede ser conseguido en este enlace.

Posología; leer una o dos antes de acostarse y en las mañanas de los domingos acompañadas con un buen café.
Teléfono, s. Invención del demonio que suprime algunas de las ventajas de mantener a distancia a una persona desagradable.

miércoles, 13 de febrero de 2008

Hermanos de armas


Lois McMaster Bujold, 1989
Brothers in Arms
Ediciones B, 1999
Traductor: Rafael Marín


Miles Vorkosigan, único heredero de Lord Vorkosigan, regente del imperio de Barrayar, además de teniente del ejército es el almirante Naismith, jefe del grupo de mercenarios Dendarii, operación secreta del gobierno para operaciones encubiertas.

Miles llega a la Tierra para efectuar reparaciones a su flota después de una accidentada operación. Sus obligaciones como teniente lo obligan a presentarse a la embajada barrayaresa en Londres y reportarle al jefe de seguridad quien lo considera una verdadera y peligrosa molestia, Cetaganda a puesto precio a su cabeza, el dinero del pago de sus mercenarios no termina de llegar, Miles definitivamente se enamora de su ayudante la comandante Eli Quinn, su doble personalidad está a punto de descubrirse por la prensa terrestre y si todo parece complicarse mucho al parecer existe una conspiración interna en la embajada. Miles se inventa un clon para explicar su doble personalidad pero termina apareciendo un verdadero clon en una conspiración aún mayor.

Space Opera mezclada con intriga y espionaje. El personaje de Miles es interesante; enano, deforme, aquejado de enfermedades y debilidades, es la antítesis de los que uno esperaría del clásico héroe espacial, pero sus hándicaps los supera a fuerza de ingenio e inteligencia. Pareciera que el hecho de tener este protagonista outsider ha logrado que LMB le de un nuevo aire a un género que parecía bastante agotado.

Mi primera aproximación a la célebre serie que ha ganado varios Hugos y Nébulas; una historia ligera y divertida que tengo entendido no es la mejor del grupo, para ser sincero no me generó mucho entusiasmo aunque tampoco rechazo (pues eso, un más o menos al más puro estilo de la ciencia ficción de aventuras).

Supongo que más adelante continuaré con los otros pendientes de la pila: Barrayar y Cetaganda.

martes, 12 de febrero de 2008

Ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario (2da parte)

"Pareciera que existen entes interesados en decir que acá hay guerra, y eso viene del norte. Nuestra guerra es contra la pobreza"


Y supongo que a tiros la piensan acabar según declaraciones del ministro de Defensa que en la misma perorata suelta:

"No descarto que se puedan adquirir armas para renovar nuestro sistema. Sobre todo de armas de pequeño calibre para dotar a los hombres de forma individual y de mayor calibre para la defensa aérea"

Yo no se a los demás, pero a mi algo de todo esto me parece como contradictorio.

martes, 5 de febrero de 2008

Abril rojo


Santiago Roncagliolo
Editorial Alfaguara, 2006


Félix Chacaltana Saldívar, fiscal adjunto en Ayacucho, Perú, amante de los memos, informes y copias por triplicado, estricto seguidor del reglamento y las normas, se encuentra con el misterioso caso de un cadáver quemado, al parecer torturado y al que le arrancaron un brazo. Iniciará la investigación pero su sentido del deber se enfrentará ante el muro de la desidia y la irresponsabilidad de los funcionarios, el problema de comunicarse con una población indígena que solo habla quechua y los altos funcionarios quienes, siguiendo ordenes políticas desde Lima, deben inventar un ambiente de seguridad que no existe y garantizar una Semana Santa ayacuchana turística y agradable ahora que por decreto Sendero Luminoso no existe.

Cuando los crímenes continuen ocurriendo, Chacaltana se verá asignado directamente a la investigación por el comandante Carrión, jefe militar de la zona, en lo que poco a poco se va convirtiendo en un caso bastante sucio donde se destapan operaciones encubiertas de las autoridades, fraudes electorales, violaciones de los derechos humanos, enormes fosas comunes secretas, perros muertos colgados de postes por la guerrilla y una Iglesia complaciente en la lucha contra esa misma guerrilla maoísta.

Chacaltana busca la normalidad y la estabilidad en la bella mesera de un restaurante cercano, una espacie de isla de amor en lo que cada vez se parece a un extraño infierno bajo la aparente normalidad. Una anormalidad que se refleja en el mismo Chacaltana, quien recreó la habitación de su madre muerta hace muchos años como una especie de santuario a donde se dirige a conversar con ella.

La corrupción que tan normal se ve a nuestros ojos latinoamericanos, como un trasfondo donde se crea una historia de horror y locura in crescendo.

Buen thriller criollo, engancha.