martes, 23 de diciembre de 2008

Premio UPC 1991, novela corta de ciencia ficción


Rafael Marín Trechera,
Ángel Torres Quesada,
Javier Negrete
Ediciones B, 1992


Las dos novelas cortas ganadoras y una mención especial en lo que fue la primera entrega del que se ha convertido en uno de los principales concursos de ciencia ficción en España; el premio de la Universidad Politécnica de Cataluña.


Mundo de dioses
, de Rafael Marín Trechera
La aparición de un ser humano superior, el homo maximus, humanos poderosos, mucho más fuertes, mas inteligentes, mas saludables y resistentes a las heridas y al dolor, ha creado un clan de semi-dioses que manejan los destinos de la Tierra; son sus nuevos dueños y señores, quienes controlan a la humanidad formada por esa mayoría primitiva de homo sapiens.

¿Qué puede hacer un derivante -un paria con superpoderes pero que no pertenece a ninguna de las familias dirigentes- para sobrevivir cuando son buscados, cazados y exterminados como si fuesen monstruos criminales en una sociedad manipulada y controlada por una camarilla que los considera una amenaza?

Lo que nació como guión de comic terminó convertido en esta novela corta que, aunque parte de una premisa interesante (llevar esas historias de envidias, intrigas y rencores olímpicos a un escenario de superheroes), adolece del mal del comic; dialogos exagerados, situaciones poco creíbles, apresuramiento y precipitación.


El círculo de piedra
, de Ángel Torres Quesada
Una extraña plaga azota a la Tierra; sin razón ni explicación aparente, las noches se ven asaltadas por una horda de demonios, los engendros, quienes atacan y devoran a todo ser humano que se les ponga en frente. Trabajando, moviéndose, viviendo exclusivamente de día, se necesita un permiso especial para trasladarse al campo y abandonar las ciudades ya que los engendros aparecen inmediatamente en cualquier sitio donde se reúna un grupo de personas. Nada se sabe de ellos, de donde vienen, a donde se van cuando amanece, pero al parecer la respuesta está en un joven con problemas cerebrales al que los engendros respetan.

Una historia de terror con aroma a Lovecraft, intentando dar una explicación "científica" de universos paralelos a ese horror que escapa a la razón. Aceptable pero ¿como, en un mundo atacado por demonios y engendros que aparecen y desaparecen misteriosamente y a los que no les gusta el color rojo, alguien puede darse el lujo despreciar explicaciones y respuestas por ser "poco razonables"? ¿Por qué los agentes del gobierno siempre son idiotas?

La luna quieta, de Javier Negrete
Unos pacientes en un centro de reposo poco a poco van descubriendo que no saben de que se están curando, que no recuerdan cuando ni como ingresaron ni como funciona ese local, ni existe personal de mentenimiento y atención, poco a poco descubren que ese centro de sanación no es tal ni el mundo en el que están es lo que solía ser siendo sustituido por una especie de limbo donde la Luna permanece quieta.

Dificilmente encuadrable como ciencia ficción, esta historia de estilo dimensión desconocida es quizá la mejor del grupo; mejor narrada, mejor resuelta y funciona mejor para la distancia en la que compite, ni apresurada ni perezosa, llega correctamente al final.

En general, un recopilatorio flojo, la ciencia ficción española ha mejorado bastante en estos 17 años, de estos mismos escritores he leído cosas mucho mejores.