miércoles, 20 de diciembre de 2006

El museo a la estupidez...

...se está a punto de inaugurar en los EEUU.

El Museo de la Creación, un museo dedicado a defender el fundamentalismo de la creación divina en contra de la evolución natural. Noticias como esta en ciertos momentos me hacen perder la fe en la humanidad (que lugar común ¿verdad?, prometo intentar no repetirlo, además de que no tengo fe en nada excepto en la infalibilidad de la Ley de Murphy).

La risa floja se genera cuando en pleno siglo XXI se pueden gastar 27 millones de US$ en la creación de todo un enorme aparato, al que llaman Museo, para demostrar que Dios creó el universo en seis días, un universo alternativo que no tiene más de 10.000 años y donde los humanos y dinosaurios compartieron la cueva (como en aquella película con Raquel Welch de los años 60).

"De acuerdo con las encuestas, un 40% de los estadounidenses cree que Dios creó al hombre tal como es hoy en día"

¿Esto que significa? ¿Flojera de pensar y de complicarse la existencia? ¿Es más fácil y menos traumático creer que existe un ser superior que piensa y coordina todo lo necesario por nosotros? ¿Es menos deprimente una existencia donde formamos parte de un plan mayor aunque la vida misma se convierta de esta forma en un examén que se debe aprobar? ¿Existe un viejito con barba que nos quiere mucho y creó todo este escenario para nuestro disfrute y gozo? ¿Es simple ignorancia? ¿Es más fácil tener fe en la explicación de un libro que se auto denomina sagrado que en las pruebas recabadas a lo largo de cientos de años de investigación? ¿Quién mató a Marilyn?

Al fin y al cabo, no se ni porqué me molesto, este museo no deja de ser más que un templo, un templo dedicado a una forma de ver y entender la religión y la divinidad, tan grande y costoso como cualquier catedral-mezquita-sinagoga-(ponga aquí el que le guste) dedicada a honrar a un dios que prohíbe caminar de lado, comer hojaldre los sábados, leer en la hamaca y todas esas nimiedades de las cuales los dioses tienen que preocuparse a fin de que podamos seguir siendo libres.

5 comentarios:

ChilenoMaldito dijo...

"La única iglesia que ilumina, es la que arde", eso te lo escuche a ti mismo.
Saludos
Alv

G'Fax dijo...

Hace unos días me hicieron ver un punto interesante. Las profecías mesiánicas de los judíos dicen que el Mesías será descendiente de la Casa de David y su progenitora lo concebirá sin haber pecado.

Según los evangelios, el descendiente de David es José, quien sólo aceptó criar al hijo de dios sin haber participado en su manufactura. María no desciende de la casa real.

Conclusión: Chuchú tal vez sea hijo de dios, pero no es Mesías. No es hijo de José, no desciende de la Casa de David.

Moraleja: Los judíos tienen razón, el Mesías aún está por venir.

Les dejo ese comentario sólo por el gusto de crear discordia. Ni lo defenderé ni lo retiraré.

Juan RRR dijo...

Bueno, los judios tienen la razón desde el momento en que su Mesías, además de religioso, es un lider político que dirigirá a Israel, nada que ver con el hippie de hace 2000 años y "su Reino de otro mundo".

Otra cosa es que, más allá de la camarilla de panas de los apóstoles (y sacando a San Pablo que nunca lo conoció en persona y prácticamente fue quien creó el cristianismo, que eso de saber lo que pensaba un antiguo procer sin haberlo conocido no es nuevo) no hay referencias directas a la existencia de Jesús excepto la de Josefo 60 años después de los hechos (lo que es extraño viendo que los romanos, como buenos burocratas, anotaban todo).

La Palestina del siglo I fue un hervidero de profetas, iluminados y exaltados (y eso si está anotado historicamente), si me apuras pienso que jesús nunca existió como tal y posiblemente sea la síntesis de varios de esos individuos.

Así que discutir si alguien que posiblemente ni siquiera existió es o no el Mesías, no se, me parece en cierta forma poner la carreta delante de los caballos.

G'Fax dijo...

Yo, por el contrario, sí creo que existió un hombre de carne y hueso, hijo de un hombre y una mujer, que convenció a un poco de gente de amarse los unos a los otros, poner la otra mejilla y dejar que los muertos entierren a sus muertos. Es el tipo de leyenda que se crea a partir de un hombre vivo. Después de que lo matan se le agregan la florituras y listo, tenemos una divinidad.

Ya tú verás, dentro de 1000 años los arqueologos pelearan con la religión Pachequiana, quienes dirán que Pacheco es el dios que trae el invierno a Caracas y que es tan arrecho que hace florecer las plantas en diciembre.

Juan RRR dijo...

"Ya tú verás, dentro de 1000 años"
Amanecimos optimistas ¿no? (cuestión de la Navidad supongo)