martes, 16 de enero de 2007

País tomado

Edgar Alexander Molina, presidente de la Asociación Civil Movimiento Organizado de la Economía Alternativa, MOEA, refirió que están dispuestos a dialogar para encontrar una solución. "Hay gente que tiene 15 días sin trabajar y no vamos a aceptar esa situación"

"Estamos dispuestos a dialogar, si el alcalde no tiene solución que deje a los buhoneros donde están". Afirmó que "el único que tiene voluntad política para resolver el problema es el presidente Chávez"


Caracas (igual que el resto de las ciudades venezolanas) es un sitio tomado por los trabajadores informales. Los buhoneros, ahora autollamados Economía Alternativa, exigen su derecho a trabajar sin pagar impuestos, ocupando áreas que son de los ciudadanos, de los pendejos que pagamos impuestos, en espacios ahora controlados por mafias que reparten los pedazos de acera, robándose la luz eléctrica, acabando con la inversión de años de los otros pendejos que tuvieron la mala idea de tener un local comercial con empleados que si cotizan Seguro Social, Ley de Política Habitacional e Ince.

La noticia acá, no más que otra expresión de un estado que más que gobernar es cómplice, ¿qué tantas ansias de poder se necesitan para perder el mismo pagando los votos de delincuentes evasores y contrabandistas?

Por supuesto, el que en verdad "tiene voluntad política" es el presidente, se podría decir que es La Voluntad Política del país.

Y acá seguimos, vista las bellas noticias recibidas en enero (esta, esta otra y también esta) ¿será que me voy preparando a ser uno de esos alternativos?

2 comentarios:

ChilenoMaldito dijo...

Triste realidad, como triste es que ya somos varios los que terminaremos vistiendonos de "rojo, rojito". EDC, CANTV, Petroleras y pare de contar... Y se dice que la habilitante estará lista en un par de semanas, y de ahí no hay quien pare esta caida libre hacia el "socialismo del siglo XXI" que parece simple populismo del siglo XX en el mejor de los casos

G'Fax dijo...

Estamos como dijo el Coronel Sanders: "¡Fritos!"