martes, 17 de agosto de 2010

De atrofias cerebrales


"Esos muchachos que hoy en día están cometiendo delitos alrededor de los 20 años, son producto de una desatención a nuestros jóvenes en esa Cuarta República, principalmente en las últimas dos décadas de la Cuarta República"

Yo conocí a este señor cuando era un simple profesor universitario.

Era normal. Por lo menos lo parecía.

Lo juro por este puño de cruces †††††††.

Que se muera Alfredo Peña atragantado por una dona en Miami si miento.

En esos años remotos (de la Cuarta República), cuando usando una línea de pensamiento lógica, clara y racional, nos explicaba de manera excelente como resolver problemas de electrónica, creo que nunca se lo hubiera ocurrido decir:
"¿Por qué será que los estados donde hay mayor índice de criminalidad justamente están en manos de gobernadores de la oposición? (…) Miranda, Carabobo y Zulia son los estados de mayor índice de criminalidad" (*)

Así, sin pestañar.

En esa época parecía tener más de cuatro neuronas, fue tutor de muchas tesis. La gente hasta le tenía aprecio.

Es verdad.

Créanme.


(*)Pareciendo olvidar que normalmente la criminalidad es mayor en los grandes centros urbanos, en este caso ubicados en estos estados, y además dejando afuera, convenientemente, al Municipio Libertador.

3 comentarios:

mavele dijo...

Yo tambien lo conocí y lo respetaba como uno de los mejores profesores de la escuela, educado, amable, gentil. Daban ganas de entrar a escuchar sus clases.

Esos muchachos de la cuarta republica eramos nosotros y era él, como profesor universitario, uno de los responsables de nuestra formación ¿cierto?

¿que sería lo que le pasó? parecia ser muy inteligente!

Gorgal dijo...

Esto, entre otras cosas, prueba que títulos universitarios no van necesariamente emparejados con sabiduria.
Sin pretender descubrir nada nuevo, me vienen a la mente los siguientes principios:
Prin­ci­pio de la trans­po­si­ción. Car­gar sobre el adver­sa­rio los pro­pios erro­res o defec­tos, res­pon­diendo el ata­que con el ata­que. "Si no pue­des negar las malas noti­cias, inventa otras que las distraigan".
Prin­ci­pio del método de con­ta­gio. Reunir diver­sos adver­sa­rios en una sola cate­go­ría o indi­vi­duo; Los adver­sa­rios han de cons­ti­tuirse en suma individualizada.
De los principios de la comunicación política de Goebbels.

Dragón Negro dijo...

Curioso, justamente ayer estaba hablando acá en el trabajo sobre las declaraciones increíbles que le escuche a este personaje...

Ni idea de que fue lo que le puede haber pasado, posesión demoníaca o una especie extraña de Alzheimer?