jueves, 4 de septiembre de 2008

Torciendo lo que estaba derecho

Siempre he escuchado que un proceso revolucionario debe voltear los establecido, cambiar paradigmas, reconstruir la sociedad, descartar lo asumido.

Si los franceses en su momento crearon nuevos sistemas de medidas y meses para el año, el Metro de Caracas, como parte de esta asombrosa revolución mesma, no se puede quedar atrás tal como se ve en estos nuevos mapas de estaciones colocados en los vagones cambiando el este por el oeste:



También se me ocurre que puede ser parte de la estrategia de guerra asimétrica del gobierno; en caso de una invasión de la bota yanqui, cuando las tropas enemigas se desplacen por el metro se confundirán, Misión Juan Parao la llamarían. O que los vecinos del oeste de Caracas, antes parroquias humildes, ahora se encuentran viviendo en el este, tradicionalmente zona de clase media y alta (excepto los habitantes de Petare, que para ellos está el nuevo plan de adecuación de barrios)

Nota: para los que no estén familiarizados con Caracas, han aparecido estos mapas de las estaciones sorpresivamente invirtiendo la izquierda con la derecha. Vaya a saber si hay algún propósito detrás de esto, responden a una formula cabalística o son el error de otra contratista mal seleccionada. Obviamente que la cuestión de las direcciones no es más que una convención pero ¿cambiarlas después de 25 años de funcionamiento?

5 comentarios:

Dragón Negro dijo...

hasta que por fin alguien saco una foto!!!

Yo lo había notado ya en varias ocasiones pero mi celular es bastante obsoleto y no tiene cámara.

Yo voto por la Misión Juan Parao y la guerra asimétrica...

Lobo7922 dijo...

Yo voy a decir alg muy loco, cada vez que veo a Chavez y a los Chavistas con estas locuras me acuerdo de la novela "El Principe Gris" de Jack Vance, en un capítulo uno de los personajes crea un perimetro con objetos pertenecientes a él y a sus compañeros, para poder realizar su magia.
Igualmente pienso que Chavez está realizando todos estos cambios para tergiversar nuestra realidad y meternos en la suya, el problema es que la realidad de Chavez se rige por el caos.

Aguafuerte dijo...

Por favor, hagan una prueba: dibujen los extremos de la línea de metro, digamos Propatria---Palo Verde. Si lo pegan imaginariamente en la pared derecha del metro, si van a propatria, va bien la cosa, pero si lo pegan a la pared izquierda ya no funciona. Hacen un solo modelo de calcomanía. Un día de tanto verlo, dí con la respuesta. De eso hace bastante tiempo. Parece un error de orígen de quien eligió la posición de los mapas dentro del vagón (o de quien dibujó la calcomanía).
Lamento coartar la tarima de desaogo. Hay muuuuuuchas otras cosas que podríamos revisar. Sinceramente, no creo en tanta inteligencia y contrainteligencia revolucionaria. Estos tipos son bastante mediocres haciendo casi cualquier cosa....

clau dijo...

Jé, a priori parecería sólo un detalle anecdótico, pero me pregunto: ¿no han brindado explicaciones, justificando la presunta utilidad de la medida desde el organismo oficial pertinente?

Juan RRR dijo...

Yo creo Clau que es lo que comenta Aguafuerte; si el tren solo va y viene en retroceso en una sola vía supongo que la idea es que el mapa está orientado en la dirección de avance del mismo y los del lado derecho son inversos a los del lado izquierdo.

Eso implicaría que al tren no se le puede dar la vuelta en patio de maniobras por que habría que cambiar todos los avisos :)

Y bueno Aguafuerte, obviamente que nadie piensa en una intención secreta, la idea es intentar descargar stress entre tantos maletines y magnifastidios.